Saltar al contenido

¿Para qué sirve un irrigador dental?


Cada vez somos más conscientes de la importancia de la higiene de nuestros dientes, buscando alternativas para mejorar la rutina de limpieza.

Cepillos de dientes, enjuague, hilo dental… Aunque lo parezca, todo esto no es suficiente. ¿Habrá algún artículo o producto que te garantice una limpieza perfecta de tu boca? La hay: Los irrigadores dentales.

¿Qué es un irrigador dental?

Los has visto en muchas ocasiones en la consulta del dentista: Es ese pequeño aparato que utilizan para soltar un chorro de agua en tu boca.

En otras palabras, es un pequeño dispositivo conectado a un depósito de agua que, a través de una boquilla (o cabezal), expulsa un potente chorro a presión. En el mercado hay cientos de modelos destinados para el uso doméstico.

¿Para qué sirve un irrigador dental?

Se utilizan para mejorar la limpieza de los dientes y encías, todo gracias a su potente chorro de agua a presión que ayuda a:

  • Eliminar las bacterias.
  • Reducir la placa y el sarro de los dientes.
  • Eliminar cualquier resto de comida.
  • Hacer desaparecer manchas.
  • Que los dientes recuperen su color natural.
  • Limpiar en el espacio que queda entre los dientes o en la corona.
  • Garantizar una limpieza completa del aparato dental.

¿Cuáles son los tipos de irrigadores dentales?

Podríamos decir que existen tres tipos de modelos:

Conoce los tipos de irrigadores dentales que existen

Irrigador dental de sobremesa

Se conectan a la corriente, contando con un depósito al que se conecta el irrigador a través de un pequeño tubo.

Son los más potentes, pudiendo regular la presión del agua con hasta 10 niveles de presión. Según el modelo, se puede regular el chorro con diferentes configuraciones que quedan registradas en la memoria.

Irrigador dental portátil

También se los conoce como irrigadores inalámbricos. Funcionan con una batería o pila recargable. Llevan incorporados un depósito de agua, mucho más pequeño que los modelos de sobremesa.

Dependiendo del modelo, algunos cuentan con una configuración por “MODO” y otros se regulan por niveles de presión, como el modelo anterior.

Irrigador dental de grifo sin motor

Cada vez es menos común encontrar este tipo de irrigador, pero aún quedan algunos modelos en el mercado.

Al carecer de tanque, debe conectarse al grifo a través de un tubo para que funcione. Su mayor inconveniente es que es fácil que acumule gérmenes y bacterias.

Beneficios de limpiar los dientes con un irrigador dental

Comenzar a utilizar un irrigador bucal tiene tanto beneficios como ventajas. ¿Qué te parece si los vemos uno por uno?

  1. Ayuda a reducir el nivel de placa bacteriana en los dientes, lo que previene la aparición de caries o la acumulación de sarro. Según estudios, eliminan hasta el 99.9% de la placa.
  2. Cuentan con modos que masajean suavemente las encías, reduciendo la inflamación y el sangrado.
  3. Al combinarlo con otras soluciones bucales, como el enjuague, notarás una increíble sensación de limpieza.
  4. Elimina el mal aliento, ya que gracias a sus potentes chorros elimina cualquier resto de comida o bacteria que haya en tu boca.
  5. Blanquea los dientes, eliminando manchas en las superficies de los dientes.
  6. Para aquellos que utilicen aparato, o tengan implantes y coronas, ofrece una limpieza más completa y cómoda.
  7. Mejora la limpieza entre el espacio de la encía con el diente, lo que se conoce como bolsa periodontal, en la que se acumulan las bacterias.
  8. Son muy fáciles y de usar, habiendo modelos tan simples que hasta los más pequeños de la casa podrán emplearlos.
  9. Hay modelos que se adaptan a las necesidades específicas de cada usuario.
  10. Cuentan con cabezales para cada tipo de limpieza, desde la eliminación de la placa a limpiar una ortodoncia.
  11. No tienen contraindicaciones, sin importar la edad que tenga el usuario.
  12. Previene varios tipos de enfermedades, como la periodontitis o el sangrado de las encías.

Todas las ventajas y beneficios de usar un irrigador dental

Ventajas de los irrigadores dentales

Aparte de todos los beneficios que hemos mencionado en el punto anterior, al empezar a utilizar un irrigador en tu rutina de higiene dental tiene todas estas ventajas:

  • Algunos modelos están diseñados como una estación de cuidado dental, incluyendo el irrigador con un cepillo de dientes eléctrico.
  • Hay múltiples modelos en el mercado, que se adaptarán perfectamente a las necesidades de la familia, así como al tamaño del baño.
  • Algunos irrigadores incluyen boquillas para cada miembro de la familia. Así será imposible que os confundáis.
  • Los irrigadores mini pueden llevarse a cualquier lugar, guardados en el bolso. ¡Así podrás realizar tu rutina de higiene en cualquier lugar!
  • Los diferentes modos que incluyen te permiten personalizar la potencia del chorro, para adaptarla al tipo de limpieza que deseas realizar.
  • Su precio no es muy elevado, adaptándose a cualquier tipo de presupuesto.
  • Puedes combinar agua con enjuague bucal, para eliminar las bacterias.

¿Cómo funciona un irrigador de higiene bucodental?

Los modelos que hay actualmente en el mercado tienen un funcionamiento bastante simple, ya que están diseñados para que los pueda emplear cualquier miembro de la familia.

Para usarlo deberá seguir estos pasos:

  1. Llenar el depósito con agua. Siempre se aconseja utilizar agua templada.
  2. Colocar la boquilla que vayas a usar en el cabezal. Normalmente, debes presionar un poco hacía abajo hasta oír un “clic”.
  3. Selecciona el nivel de presión, o el MODO, que deseas usar.
  4. Ubica la boquilla en tu boca y pulsa el botón de encendido para ponerlo en marcha.
  5. Para una correcta limpieza, los expertos recomiendan que se siga la línea que dibujan las encías debajo de tus dientes.
  6. Al terminar, se recomienda vaciar el depósito, para evitar la acumulación de gérmenes o la aparición de moho.
  7. En cuanto a la limpieza, el tanque de agua debe limpiarse tras cada uso, mientras que el irrigador se recomienda una vez por semana.

Te explicamos cómo funciona un irrigador dental paso a paso.

¿Cómo elegir el mejor irrigador dental? ¡Todo lo que debes tener en cuenta!

Al comprar un producto, la mayoría se centra únicamente el precio. Si bien es cierto que hay modelos muy económicos que te ofrecen múltiples funciones y accesorios, ello no quiere decir que se ajusten a tus necesidades específicas.

Tipo

En el mercado hay dos tipos de irrigadores; los de sobremesa y los portátiles (o inalámbricos). Según el uso que le vayas a dar, te interesará un modelo u otro.

Por ejemplo, si viajas mucho, o tienes problemas para inclinarte, te convendrá más un modelo portátil. En cambio, si necesitas que sea potente, y cuentas con un lavabo grande, el de sobremesa será mejor opción.

Tamaño

¿Cuánto espacio tienes en tu cuarto de baño? Algunos irrigadores son enormes, y te dejarán sin huecos para dejar otras cosas sobre el lavabo.

Hay modelos de sobremesa que son más altos que anchos, pero los irrigadores inalámbricos apenas ocupan espacio. Es más, puedes guardarlos en su caja después de usarlos.

Capacidad

Es importante que el depósito tenga bastante capacidad, para garantizar que tendrás agua suficiente para limpiar tus dientes de una sola vez.

Por supuesto, debes tener en cuenta que la durabilidad del agua dependerá de la potencia que utilices. Para que te hagas una idea, a media potencia, un depósito de 300 ml. se vacía en aproximadamente 90 segundos.

Patas

Si vas a comprar un irrigador dental de sobremesa, asegúrate que incluya unas patas. ¿El motivo?

Estas no solo brindan soporte al producto, además, mejoran el agarre del mismo a la superficie del lavabo. Así no importará lo mucho que se moje, no se resbalará.

Resistencia al agua

Aunque hoy en día casi todos los irrigadores cuentan con una resistencia al agua, al menos, de IPX7, es importante asegurarse.

Piensa que al usar el irrigador salpicarás, o puedes mojarlo mientras te laves la cara o las manos.

Tecnología

¿Quieres un irrigador dental sencillo? ¿O prefieres que tenga diferentes modos de uso? Esto es vital a la hora de decidir que irrigador comprar.

Encontrarás modelos muy sencillos que se regulan con una simple rueda, y te permitirán ajustar la presión del agua. Otros, la ajustarán automáticamente con pulsar tan solo un botón y elegir el modo que quieres emplear.

¿Nuestro consejo? Opta por estos últimos. También sería interesante que incluyesen un sistema de memoria, para que quede registrado el último modo que usases. Así no tendrás que configurarlo cada vez que lo enciendas.

Tips para comprar un irrigador dental

Boquillas

Algo muy importante en lo que hay que fijarse: ¿Cuántas boquillas y que tipos incluyen?

Las personas que no tengan problemas serios se conformarán con las boquillas clásicas, esto es, que únicamente sueltan un chorro de agua.

Pero si tienes mucha placa o sarro, te han realizado una ortodoncia o llevas brackets, tendrás que asegurarte que se incluyan esas boquillas con el irrigador que compres. Incluso hay modelos que incluyen una boquilla para la lengua o la nariz.

Comodidad

A la hora de elegir cualquier producto que vas a usar a diario, es importante valorar que tan práctico y cómodo de usar puede ser.

Por ejemplo: Eres una persona que viaja mucho, pues en ese caso te interesará más un irrigador de viaje. ¿Sueles comer fuera de casa? Opta por un irrigador mini que puedas llevar contigo a cualquier parte.

Limpieza

Otro detalle importante es lo fácil que sea de limpiar. Piensa que, si el depósito no lo limpias con frecuencia, acabarán formándose gérmenes y bacterias en su interior, lo que reducirá la efectividad del irrigador.

Fíjate bien es si el depósito puede extraerse. En caso contrario, que no resulte muy aparatoso de limpiar.

Precio

Cómo hemos dicho, no debes fijarte únicamente en el precio a la hora de decidir que irrigador comprar.

Más bien, compara el precio con todo lo que te ofrece. Puede que el modelo que se ajuste a tus necesidades sea más caro, pero si incluye varias boquillas, muchos modos de uso y tienes la oportunidad de adquirir fácilmente accesorios y repuestos, ¿no valdrá más la pena que un modelo más barato que pronto tendrás que sustituir?

Marca

En realidad, esto último no es tan importante. Aunque es cierto que hay quien se siente más seguro comprando un producto que cuenta con el sello de una marca de prestigio como Oral-B, Waterpik o TUREWELL.

Tendrás la garantía de que es un producto de gran calidad, aunque, desafortunadamente, suelen incluir muy pocos tipos de boquillas

Preguntas frecuentes

En este apartado podrás encontrar las preguntas más frecuentes realizadas por los usuarios sobre cómo se utiliza un irrigador y para qué sirve:

¿Cuántas veces se puede utilizar el irrigador?

Puedes usarlo tras cada cepillado, durante un máximo de 5 minutos cada vez. Para no dañar los dientes, se aconseja dejar pasar al menos dos horas antes de volver a usarlo.

¿Qué usar primero cepillo o irrigador?

Depende de la situación. Si tiene restos de comida que se le han quedado atrapados entre los dientes, se aconseja primero usar irrigador y luego el cepillo.

En cambio, si tras usar el cepillo se ha quedado algún resto, el irrigador puede ayudar a desprenderlo, o reducir su “agarre” para que pueda retirarlo fácilmente con hilo dentaal.

¿Qué es mejor: Cepillo interdental o irrigador?

Utilizar un irrigador, combinando con un cepillo, es mucho más efectivo que usar solo un cepillo interdental, especialmente porque ayuda a prevenir el sangrado de encías.

¿Qué es mejor: un irrigador bucal o el hilo dental?

Los estudios recientes demuestran que un irrigador es un 51% más efectivo para reducir la gingivitis y el sangrado gingival que el hilo dental. Además, ayuda en la eliminación de la placa bacteriana.

¿Cuántas veces se puede utilizar el irrigador dental al día?

Según los expertos, recomiendan usarlo un máximo de dos veces al día.

¿Con qué frecuencia usar un irrigador dental?

Es aconsejable usarlo por las noches, después del cepillado.

¿Cuánto dura la batería de un irrigador bucal?

Entre 20-30 días, dependiendo del modelo y de la potencia que se emplee durante la limpieza.

¿Es mejor un irrigador de sobremesa o portátil?

Depende de tus necesidades específicas. Un irrigador de sobremesa, aunque es más potente, ocupa muchísimo espacio y puede ser más aparatoso.

En cambio, un modelo portátil es más cómodo de usar, y puede llevarse de viaje.

¿Existen irrigadores pequeños para usar cuando salgo de viaje?

Existen unos modelos conocidos como irrigadores mini. Son pequeños y compactos, para guardar en el bolsillo o el bolso. Estos están pensados para quienes suelen comer fuera de casa y no pueden esperar a regresar para limpiar su boca